Cuando queremos observar la naturaleza, especialmente en la observación de aves y fauna en general, nos puede surgir la duda de que tipo de material debemos usar, si telescopios terrestres o bien prismáticos. No es lo mismo querer ver un ave en vuelo que, por ejemplo, su nido. Tampoco las características del aparato que necesitamos son las mismas. Para ver volar un ave, necesitamos un sistema óptico de poco aumento, ya que al ser un objeto en movimiento, precisamos un sistema que en movimiento, nos ofrezca un gran campo de visión para localizar ese objeto, ya sea un ave o un animal corriendo en una pradera. En este caso, el sistema que necesitaremos, es comprar un prismático, a poder ser, de no mucho aumento. Lo más recomendable es un prismático de entre 7 y 16 aumentos, que nos dará una estabilidad suficiente para este tipo de observación. Debemos tener en cuenta que, al ser un sistema óptico que sujetaremos nosotros con las manos, la estabilidad de éste y de la imagen que nos ofrezca dependerá de nosotros y nuestra capacidad de mantener el prismático en su posición de observación. También es importante saber que cuanto más aumento, más inestable será la imagen. Nunca debemos confundir la potencia de un prismático con su calidad, al contrario, cuanto menos aumento, normalmente, mejor es la imagen que ofrece un prismático. 

Pero si lo que queremos ver es el nido o un objeto que no está en movimiento, entonces, podemos optar por los telescopios terrestres, que a diferencia de los telescopios astronómicos, nos darán una imagen erecta y no invertida, lo que facilita la visión. Estos telescopios terrestres, a su vez, permiten adaptar una cámara fotográfica y ser usados como teleobjetivo.

 

En nuestra tienda online encantrarás un amplio catálogo de venta de prismáticos de varios formatos y con características bien distintas. En primer lugar, antes de comprar un prismático, para saber que nos ofrece el prismático, hay dos características importantes. Cuando vemos un prismático, viene numerado con don cifras, 7x50, 10x42 o una numeración similars. Esto nos indica dos factores importantes, Primero, el 7, 10 o el número que aparece primero, nos indica el aumento que da el prismático. Y el segundo, el diámetro del objetivo, que nos definirá la cantidad de luz que puede recoger el prismático, de manera que cuanto mayor, más luz recoge. Lo normal para observación tipo terrestre, suele ser de 25 a 56 mm. y un aumento entre 7 y 16 x. 

 

Los telescopios terrestres, dan más aumento, y se suelen utilizar con un trípode de soporte. Los aumentos que ofrecen los telescopios terrestres normalmente están entre los 15 y 80 aumentos, lo que nos permite observar objetos lejanos estáticos con mejores prestaciones. El inconveniente de los telescopios terrestres es que tienen un formato mayor, y en caso de desplazamientos, debemos contar con que debemos transportar el telescopio y el trípode. Y dentro de los telescopios terrestres, igual que en cualquier aparato óptico, hay mucha variedad de prestaciones, dependiendo de la calidad del telescopio. Normalmente, los telescopios terrestres de 80 mm de objetivo, son los más usuales para los aficionados, aunque para iniciarse, podemos optar por telescopios terrestres de menor diámetro.

Si quiere obtener más información, no dude en ponerse en contacto con nosotros en nuestro correo electrónico, por teléfono o en nuestra tienda. En la sección contacto puede encontrar los datos.

 

Volver a Terrestre